1 truco poco reconocido para desarrollar hábitos de estudio

by LecturaVelozYEficienteReAd21.com 16 Nov,2020

img

Feed Source :

Estudiar periodos cortos y espaciados en el tiempo es muchísimo más productivo que estudiar de una sola vez en una sola sesión.

Por ejemplo, es mejor hacer 10 sesiones de una hora diaria de estudio durante 10 días, que estudiar durante 10 horas en un sólo día.

Curso de Lectura Veloz y Comprensión Efectiva

Ejercicios 100% prácticos para desarrollar tu máxima comprensión lectora desde tu computadora

Esto se debe a que nuestro cerebro es, por naturaleza, mejor reteniendo e interpretando la información cuando se la dosificamos a través de sesiones cortas y repetidas, que cuando tratamos de introducir mucha información de una vez durante un periodo largo, lógica que aplica tanto a estudio de escuela como al aprendizaje de cualquier otra actividad.

Además, estudiar todos los días a la misma hora resulta mucho más productivo que hacerlo a deshora (tiempo inoportuno). Y aunque no vamos a negar que un estudio de última hora durante toda o parte de la noche puede salvarte de obtener una baja calificación, está científicamente demostrado que la capacidad de razonar y de memorizar se ve considerablemente disminuida cuando estudiamos a deshora, especialmente si para ello reducimos horas de sueño.

 

Curso de lectura rapida y aprendizaje veloz

 

Cuando estudiamos cada día a la misma hora, estamos creando un hábito. Nuestro cerebro interpreta los hábitos disminuyendo la actividad cerebral requerida para desempeñar la tarea en cuestión, de modo que la automatiza, resultando ésta considerablemente más fácil.

Y como decía Albert Einstein que espacio y tiempo son dos conceptos inseparables, estudiar de manera regular en el mismo lugar ayuda a mejorar la atención y la productividad.

De nuevo, cuestión de hábito, y además de comodidad; encontrar tu pequeño espacio personal que favorezca la concentración es como encontrar la postura en la cama para dormir y tener un sueño reparador.

Generalmente lo ideal es un lugar tranquilo y alejado de distracciones, aunque realmente es algo muy personal; si te sientes cómodo estudiando mientras tu hermano menor intenta tocar la batería, dependerá de si eres capaz de mantener la atención en tu estudio a pesar de los estímulos.

Definir pequeños objetivos realistas para cada sesión de estudio es también muy importante para obtener el máximo partido de la misma, ya sea aprender a resolver ecuaciones matemáticas o a conjugar verbos en inglés.

Un objetivo nos ayuda a tener una visión clara de qué queremos aprender en la sesión para evitar perder tiempo durante la misma, o retirarnos demasiado pronto, y además nos ayuda a organizarnos y distribuir más correctamente la cantidad que necesitamos estudiar en cada sesión para evitar la tendencia a la procrastinación y así evitar dejar “todo para el final”.

Y luego de cumplir tu objetivo de cada sesión, es importante que tengas un respiro y prémiate de alguna manera, de modo que mantengas la motivación para continuar.

Practica y practica, sea lo que sea que estés estudiando o aprendiendo, tienes que practicar todo lo que puedas. La teoría es muy importante para crear una buena base, sin embargo, es la práctica lo que te hará avanzar.

Y recuerda, aleja tu celular (redes sociales) mientras estudias para favorecer tu atención. Si te cuesta mucho, puedes definir un objetivo de evitar mirarlo durante al menos 20 ó 30 minutos, para lograr trabajar ininterrumpidamente en tu estudio durante ese rato.